JOSÉ GERMÁN José Germán

Adelgazamiento

Estas líneas tienen como propósito advertir a las personas que se ven no conforme con su aspecto físico y quieren adelgazar.

Esta experiencia le pasó a un familiar directo mío. Tengo testimonio de todo lo que voy a exponer.

Concurrió a un médico iriólogo, que vienen de Buenos Aires a un consultorio alquilado. Son tres distintos profesionales, no me consta que lo sean y recetan después de hacer una revisación a través de los ojos y le dan un diagnóstico del motivo de su obesidad. No hacen ningún tipo de análisis.

Cobran veintidós pesos la primera consulta, de los cuales doce pesos quedan como seña de un remedio fabricado por ellos. Debiendo abonar cuarenta y cuatro pesos al retirar los medicamentos. Ante preguntas decían que eran absolutamente naturales. Recomendaban que no hicieran dieta de ningún tipo y que no abandonaran la medicación. Estos medicamentos duraban tres semanas y debían pagar otra consulta de veinte pesos, más otra batería de pastillas por cuarenta y cuatro  pesos.

Prometían que iban a adelgazar en tres semanas cinco kilos y así fue.

En el caso de las mujeres eran tres pastillas y de los hombres dos pastillas.

Pienso que el médico es un compañero terapéutico que me ayuda a curarme y un valor como la salud es mi responsabilidad, y no creo en las soluciones mágicas. Decidí enviar las pastillas (eran píldoras sin fórmula) a través de un profesional en medicina a la Facultas de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas U.N.R., al laboratorio de toxicología y el informe dice lo siguiente: (Tengo en mi poder el análisis debidamente sellado y membreteado). Sugiero si alguien está adelgazando mágicamente, que concurra a cualquier laboratorio o a la facultad y lo haga analizar.

Esta explicación lo realizo con el asesoramiento de un médico.

DIAZEPAM, nombre comercial Valium, hipnosedante

FENILPROPANOLAMINA, anfetaminas, estimulante sistema nervioso central. Este medicamento puede producir arritmia, hipertensión, convulsiones. Esta droga la recetan en casos excepcionales los psiquiatras con receta duplicado y archivada.

CAFEINA.

En otro de los comprimidos, según información del laboratorio que se encargó del análisis, se encontraron hormonas tiroideas. Estas hormonas dada a personas, que no las necesitan, pueden producir hipertiroidismo con sus consecuencias. Arritmias, hipertensión, crisis hipertiroidea, etc.

El paciente que ingiere estas drogas, se siente bien, porque el DIAZEPAM, enmascara los síntomas de irritabilidad, taquicardia y demás efectos nocivos de las otras drogas.

He consultado con un abogado y me explicó que si no hay víctima y la relación con esa ingesta, no tiene mucha fuerza una denuncia en los fueros correspondientes.

He concurrido al Colegio Médico, a través de un galeno, que fue atendido por un abogado, expresando que el colegio no tiene poder de policía. Debía cumplirse un trámite burocrático para que evalúen.

Sé que en nuestra sociedad hay culpables y responsables. Los responsables son los que dejan hacer a los culpables.

Desde mi responsabilidad y ante la realidad que no sé dónde acudir, recurro a este medio para que cada persona que está en tratamiento con esto, no se quede con la tranquilidad de la palabra del médico tratante y haga analizar estos comprimidos


Leida PUBLICADO EN ROSARIO NET EL 18/5/98

en MAÑANA EXPRESS (BERTONE) el martes 19/5/98

Publicada en La Capital el 21/5/98

En La Capital el 23/5/98. Comentarios sobre la carta y denuncia

En La Capital el 9/6/98. Comentarios sobre el tema.

Revista Nueva 14/6/98

 

 

Respuesta:

Hemos consultado con el doctor Fernando Filippini, médico clínico asesor de la revista Vida Sana. Él nos ha dicho que “en primer lugar; este tipo de actividades desarrolladas por médicos o pseudomédicos es un hecho frecuente en nuestro medio. El lector mencionó que en el Colegio de Médicos no se resolvió su reclamo. En tal sentido, si hace una nota formal (con el nombre del médico y su domicilio, los hechos anómalos que refiere y todo otro dato de interés) su queja será investigada, ya que, para poder ejercer es obligación estar registrado e inscripto en el Colegio de Médicos, respetar el código de ética y tener el consultorio habilitado, aparte de otros requisitos según especialidad y lugar de trabajo. Quizás este profesional no esté cumpliendo con lo antes expuesto. Asimismo, la iriología no es ninguna ciencia ni especialidad reconocida, por tanto podría considerarse una práctica no contemplada. Respecto de los comprimidos y su análisis, debe consignarse que son totalmente ineficaces para perder peso. El uso de este tipo de compuestos está contraindicado en cualquier lugar del mundo ya que la perdida inicial de peso que produce se basa en la elimina ción de agua y no de grasa, y los peligrosos efectos colaterales sobre el sistema nervioso (excitación irritabilidad agresividad hipertensión arritmias, dolor torácico) y posibilidad de adicción anfetamínica no son infrecuentes. Para perder peso existen sólo las siguientes posibilidades: dieta hipocalórica racional, aumento de la actividad física, modificación de hábitos dietéticos y consejo nutricional. Todo lo demás entra en el terreno de la fantasía y por ello los pacientes recuperan el peso inicial en poco tiempo (efecto yo-yo). Creo que la queja de este paciente se funda en el hecho de que ha sido estafado en su buena fe, y es útil que su nota se difunda para que otros no caigan en el mismo engaño “.

                                                                                             

________________________________________________________________ 

 

RESPUESTA    I

Estimado Doctor:

 

Primero quiero agradecerle la molestia por leer y opinar sobre mi nota de Adelgazamiento.

 

Quiero comentar sobre todo la parte de denuncia al Colegio Médico. Usted cree por ventura, si hubiese tenido eco en esa institución habría hecho el trabajo de mandar a los medios esta advertencia a la población.

 

Usted mismo reconoce que no es infrecuente esta situación ¿El colegio o los colegiados, no lo saben?

 

Es más le agrego por archivo por separado la investigación realizada por La Capital de Rosario y la opinión de un propio miembro de la dirección del Colegio.

 

Creo que debemos dejar de ser hipócritas y dejar la actitud de impostura “como si”.

 

Usted cree que una persona, por más médica y capaz que sea puede estar 24 horas de guardia activa y atender personas con riesgo de muerte. Es ineficaz, no operativo e inhumano para el propio médico como para los pacientes.

 

No quiero ser duro, pero intento decir verdades, que usted seguramente conocerá mejor que yo. Operaciones innecesarias, estudios no lógicos, el sentido corporativo, operaciones clandestinas, ejemplo abortos. Si cualquier persona necesita hacerse un aborto, consigue rápidamente un teléfono y dirección para hacerlo. ¿El colegio no lo sabe? ¿Los colegas no lo saben?. No discuto la validez del aborto. Simplemente, se prohiben cosas para que sea negocios para pocos.

 

Si no comenzamos a limpiar y a desnudar estas hipocresías, también seremos víctimas directas o indirectas de las mismas.

 

No estoy contra los médicos, es más, soy profesional no médico y tengo trato frecuentes con profesionales de la salud y comentan situaciones de delito o cuasi delito de algunos profesionales.

 

Sin más y espero no haber sido muy duro en mis apreciaciones, lo saludo con el respeto que acostumbro y usted merece.

                                                                                                                             JOSE    GERMAN

_________________________________________________________________

 

RESPUESTA  II

 

En vuestro número del 26/7/98 Nº367, la señora Rosa Bozzato, realiza una defensa de los médicos que recetan anfetaminas, corticoides y otros sustancias para ayudar a adelgazar. La estrategia utilizada es comparando con otros malos tratos recibidos por otros profesionales y comercios que expenden o suministran en forma libre drogas y sustancias, casi en forma poco responsable.

Me parece que igualar para abajo, no cumpliendo con los recaudos de una buena praxis en defensa de la salud, no es una manera de proteger a los pacientes.

Es más, debo informar que algunos médicos, en un congreso realizado hace algunos días, uno de los participantes fue, donde decía que estaba el laboratorio, según factura que tengo en mi poder, encontrando un conventillo, donde dos chicos menores de edad, embotellaban estos milagrosos productos.

Además, si uno es consciente que está ingiriendo este tipo de drogas, es responsable de su calidad de vida.

El tema fundamental, en el caso denunciado, había un OCULTAMIENTO del contenido de la panacea ofrecida.

Entiendo, la angustia de algunas personas obesas por adelgazar, pero la intención de mi advertencia, reitero, es una manera que la población sea consciente y por lo tanto libre de hacer con su cuerpo lo que le parezca.

 J O S E    G E R M A N

www.josegerman.com.ar - www.sentir-hacerypensar.com.ar